El Obrador escuela de arte culinario.

Tarta de Manzana y Canela

Hay infinitas recetas de Tartas de Manzanas, es que sin duda la ductilidad de está maravillosa fruta la transforma en una aliado indiscutible de la pastelería. La propuesta de hoy es combinara con canela para potenciar su sabor y cautivar con su delicioso aroma. No dejes de probar nuestra receta, es ideal para disfrutar en la hora del té o servirla como postre acompañada de una bocha de helado de vainilla.

INGREDIENTES:
Harina 400 g
Polvo para hornear 1/2 cdita de
Sal 1/2 cdita
Manteca fría 200 g
Agua fría 4 cdas
Fécula de maíz 1 cdita de
Manzana 1 k
Azúcar 75 g
Canela 1/2 cdita
Vainilla 1 cdita
Azúcar 1 cda

PROCEDIMIENTO:
Tamizar harina, polvo para hornear y sal juntos. Colocar en un bol y agregar la manteca fría cortada en cubos. Mezcla con la ayuda de un cornet o cuchara hasta obtener una consistencia arenosa. Agregar el agua fría de a poco y unir los ingredientes sin amasar demasiado. Dividir el bollo de masa en dos, envolver con papel film y dejar descansar en la heladera 30 minutos.
Pelar y cortar en rebanadas medianas las manzanas. Colocar en un bol y reservar.
Por otro lado, mezclar la fécula de maíz, azúcar y canela. Luego añadir a las manzanas y revolver hasta que queden cubiertas. Por último perfumar con la canela y la vainilla y volver a mezclar. Reservar.
Extender la masa con la ayuda de un palote sobre una superficie previamente enharinada. Realizar 2 discos de 5 mm grosor. Para calcular el tamaño se puede colocar el molde al revés y cortar con un cuchillo la circunferencia dejando unos cm extra. Colocar un disco de masa en la base del molde, agregar el relleno de manzana y distribuir de manera uniforme.
Extender el otro disco de masa dejando que sea 2 cm mayor de diámetro que el disco anterior para que pueda cubrir bien. Pincelar con un poco de agua bordee y colocar encima el segundo disco. Cortar el excedente, sellar y dar forma con los dedos o con un tenedor.
Pincelar con un poco agua la superficie y espolvorear una cucharada de azúcar encima.
Precalentar el horno a 220ºC. Hornear por 10 minutos y luego reducir la temperatura a 190ºC, hornea por 30 minutos más hasta que tome un color dorado.