El Obrador escuela de arte culinario.

Madeleines con crema pastelera

Rinde: 30 unidades aprox.

Dificultad: Media

Tiempo: 120 minutos

INGREDIENTES:

Crema pastelera:
Leche……………………250 cc
Azúcar…………………..65 g
Huevo…………………..1 unidad
Fécula de maíz…………25 g
Esencia de vainilla……..1 cdita

Masa de Madeleine:
Huevos…………………..160 g
Azúcar……………………140 g
Ralladura de naranja…..1 unidad
Harina 0000…………….140 g
Polvo de hornear………..5 g
Manteca………………….140 g
Miel………………………10 g

PROCEDIMIENTO:

Crema pastelera
En una olla llevar a ebullición la leche con la mitad del azúcar. Aparte mezclar la otra mitad del azúcar con el almidón de maíz y los huevos.
Agregar la leche hirviendo sobre la mezcla de huevos, mezclar bien y regresar la preparación a la olla de cocción.
Cocinar hasta espesar, retirar del fuego, perfumar con esencia de vainilla y enfriar.
Cubrir con film en contacto para evitar que la superficie se reseque.

Masa de Madeleine
Fundir la manteca y reservarla.
Batir a punto letra los huevos con el azúcar, la ralladura de naranja y la miel.
Aparte tamizar la harina con el polvo para hornear e incorporarlos a la preparación. Finalmente incorporar la manteca fundida.
Integrar y dejar reposar la masa al menos 6 horas antes de hornear.

Armado
Con la ayuda de una manga llenar los moldes de Madeleine hasta las 2/3 partes de su capacidad.
Hornear a 180°C y una vez completa la cocción desmoldar.
Enfriar y rellenar con crema pastelera.
Por último espolvorear con azúcar impalpable.

 

*La receta de estas masitas de origen francés se remonta al siglo XVIII. Una aprendiz de pastelería del rey de Polonia las creó para acompañar durante un servicio de té luego de que el Chef del palacio abandonara de repente la cocina y la dejara a cargo de los invitados y del horneado de los dulces.
Dado al éxito que tuvieron sus masitas, éstas llevaron su nombre “Magdalena” (Madeleine en francés).
Después de la Revolución francesa esta receta fue vendida por mucho dinero a los pasteleros de Commercy, quienes hicieron de ella el orgullo de la ciudad. Hoy en día las madeleines de Commercy son las más reconocidas de toda Francia.